Con cada nueva obra vuelvo a descubrir la alegría de la belleza y la creación. La curiosidad por la vida me ha llevado, en el arte, a experimentar con varios métodos de expresión plástica. Sin embargo, los trabajos con el óleo, la escultura o el grabado sontodos ellos formas de compartir mi entusiasmo vital, de capturar el instante.

Matisse, que ha sido una gran influencia en mi trabajo, dijo que una de las grandes conquistas modernas ha sido descubrir el secreto de la expresión a través del color. Es precisamente ese secreto el que utilizo con el óleo en combinación con mi propia intuición, las rápidas pinceladas y una transgresión de los límites del dibujo para conseguir la expresividad en mis cuadros.

Los temas de mis obras nacen de mi pasión por la belleza, y toman forma a través de la imaginación y experiencia personal. Esto se observa en la serie “ The Piano Tuner” / “El afinador de pianos”, que nos lleva a un exótico viaje, en “Ibiza”, donde la luminosidad y la atmósfera tienen mayor importancia que las figuras, que son más esencia que sustancia, o en “Marrakech”, donde la impresión de empujones y codazos, de guirigay y regateo llama la atención del observador y exige que se detenga a observar.

El jazz es una expresión artística espontánea. Mi propio amor por la música me ha permitido capturar el movimiento y la atmósfera en óleo, así como en la escultura: mis músicos de metal nacen de un largo proceso de creación de moldes con la vitalidad y espontaneidad de la inmediatez, sus movimientos siempre instantáneos en el presente.

En los retratos, más que dibujar a una imagen realista, quiero reflejar a la persona. Logro este efecto a través de la expresión y el gesto, tanto en óleos como con las técnicas de grabado.

Comencé con el grabado porque es un medio que me permite conservar mis obras y a la vez compartirlas una y otra vez. Me gusta la disciplina que impone el grabado, la cual me ha ayudado a sintetizar mi trabajo. Y una vez más, el largo proceso de crear las placas no me impide aprovechar el instante.

Cada día está lleno de momentos; cada momento revela su sabor y su textura particulares, su belleza y disfrute únicos. Este constante viaje de descubrimiento y redescubrimiento me ofrece nuevas inspiraciones e ideas para inventar, crear y compartir.